Posts Tagged 'País Valencià'

Retomando el hilo del ovillo de la corrupción del PP en la Comunitat Valenciana.


De este post al que le sigue inmediatamente han pasado más de cuatro años. He dejado deliberadamente pasar el tiempo y no escribir una sola palabra de los acontecimientos vergonzantes de corrupción política y económica que se ha producido durante este largo periodo de tiempo para que, con la paciencia y la prudencia necesaria, algún día pudiese escribir este post como confirmación de lo escrito que es solo una de las muchas puntas del iceberg inmenso de basura que subyace en la política del PP en la Comunidad Valenciana y que ha de ser sin duda su tumba política y la de los colaboradores necesarios en este festival de atracadores que han saqueado las arcas públicas valencianas y se disponen a someter a los ciudadanos de este País a la mayor de las humillaciones personales y sociales usufructuando unas instituciones democráticas en las que no creen sino de manera instrumental como elemento necesario para su vil enriquecimiento en un loco proceso de deterioro de los servicios públicos que han colapsado por la voracidad depredadora de los responsables del Gopbierno Valenciano que comenzó, sin piedad, en 1975.
La quiebra económica y el deterioro político e institucional hacen que retome este blog personal que ya titulé de manera premonitoria, Al Contragolpe; ese era su espíritu en aquellos momentos y ese continúa siendo en estos. A cada acción una reacción, a cada golpe una respuesta; porque no es posible callar ni estar quieto ante tanta tropelía, tanto desmán y tanto desatino por parte de quienes tienen la responsabilidad de resolver los problemas de los valencianos y están conduciendo al País Valenciano de manera ignominiosa a la precariedad, a la miseria moral y a la humillación de las personas y de sus instituciones soberanas.
El parentesis de cuatro años entre dos entradas ha confirmado mis asertos; la actuación miserable de los gobernantes del PP han confirmado mis valores. Así pues, al contragolpe, hasta enterrarlos en el infierno político de los miserables; un poco más hondo de lo que poetizaba Blas de Otero.

Anuncios